Bebes y niños pequeños, de 0 a 3 años de edad

Lo que puede hacer en su casa: leer con niños de 0 a 3 años de edad
[El material incluido en esta sección y las siguientes se basa en gran parte en dos fuentes disponibles en línea: The “Room to Grow”, blog de T. Wright en Early Literacy Counts (en inglés); y el sitio web “Zero to Three” creado por el Centro Nacional para Bebés, Niños Pequeños y Familias, especialmente el documento "BrainWonders & Sharing Books with Babies". 2003. Disponible en  Zero to Three (en inglés)].

Los beneficios de leerle a su bebé o niño pequeño
  • Los bebés a quienes les leen tienen más probabilidades de crecer con amor por la lectura.
  • Se ha demostrado que la lectura estimula considerablemente el desarrollo del cerebro. Los bebés, por ejemplo, aprenden a escuchar y a comprender el lenguaje mientras les leen.
  • Los bebés aprenden aspectos básicos de la alfabetización, por ejemplo, asociar imágenes con palabras, pasar las páginas de un libro, sostener un libro de forma "correcta", etc.
  • Los bebés comienzan a aprender la importancia de los diversos tonos de voz cuando los padres leen con expresión.
  • La lectura expone a todos los niños a nuevos conceptos y palabras.
  • Mediante la lectura, le brinda a su hijo la oportunidad de aprender cómo se unen las palabras para formar oraciones interesantes.
  • Al leerle a su hijo, fortalece su capacidad de atención, su habilidad para escuchar y su memoria.
  • Los niños son expuestos a conceptos de alfabetización como rima, ritmo y repetición.
  • El conocimiento de los niños acerca del mundo que los rodea aumenta cuando los padres y los maestros eligen libros que incluyen textos relevantes e ilustraciones atractivas.
  • La lectura es una experiencia de vinculación de padres e hijos, una interacción alegre en la que los libros cobran vida para los niños. No es solo para bebés: que los padres o cuidadores les lean es una experiencia intensa para los niños durante todos los años de la escuela primaria.
  • Los niños establecen una relación positiva con los libros y ven que sus padres también valoran los libros y el aprendizaje.
Formas de compartir libros con bebés y niños pequeños Recuerde que no necesita muchos libros para compartir con su hijo, aunque es recomendable que las familias tengan, al menos, 10 libros sobre diversos temas. La biblioteca local es un excelente lugar para obtener libros. La parte más importante de compartir libros con su hijo es el tiempo y la interacción que le dedica. Para encontrar la sucursal local de la biblioteca pública de la ciudad de Nueva York, visite: NYPL (en inglés).

Formas de compartir libros con niños más grandes A los niños más grandes también les gusta que les lean. Muchos lo valoran como un tiempo importante que comparten con sus padres. Sin embargo, los niños de apenas tres años pueden memorizar una historia, y a muchos niños les encanta demostrar su creatividad y sus habilidades leyéndoles a sus padres.

Haga que la lectura forme parte de cada día Lea o comparta historias a la hora de acostarse o en el autobús o el metro.

Diviértase Los niños pueden aprender de usted que los libros son divertidos, un componente importante cuando se aprende a leer.

Algunos minutos son suficientes, no se preocupe si no termina la historia Los niños pequeños solo pueden sentarse durante unos minutos para escuchar una historia, pero a medida que crezcan, podrán sentarse durante más tiempo.

Hable o cante una canción sobre las imágenes No es necesario que lea las palabras para contar una historia.

Permita que los niños pasen las páginas Los bebés necesitan ayuda para pasar las páginas, pero un niño de tres años puede hacerlo solo. Recuerde que no hay problema si se omiten algunas páginas.

Muéstreles la tapa del libro a los niños Explique de qué se trata la historia, o imagine de qué se trata antes de leerla (“¿Te parece que esta historia tratará sobre animales? ¿O sobre personas? ¡Vamos a averiguarlo!”).

Muéstreles las palabras a los niños Deslice el dedo sobre las palabras mientras las lee.

Haga que la historia cobre vida Cree voces para los personajes de la historia y utilice su cuerpo para contarla.

Personalice la historia Hable sobre su propia familia, sus mascotas o su comunidad cuando lee sobre otras personas en una historia.

Formule preguntas sobre la historia y permita que los niños también lo hagan Utilice la historia para entablar una conversación y hable sobre actividades y objetos familiares.

Establezca conexiones Si lee un libro sobre perros y en su paseo por el parque ve un perro, señale al animal para que su hijo comience a establecer la conexión entre lo que usted le lee y la vida real.