Bebes y niños pequeños, de 0 a 3 años de edad

Lo que puede hacer en su casa: otras actividades con niños de 0 a 3 años de edad
Hable.
Hablarles directamente a los bebés, aunque ellos no puedan responder, es fundamental para el desarrollo del lenguaje. Describa el mundo que los rodea. Hable sobre lo que sucede y lo que usted está haciendo.
  • Dígale a su bebé lo que hará antes de hacerlo "Ahora te cambiaré el pañal". Pronto su bebé sabrá lo que quiere decir y podrá responder cuando usted diga esas palabras.
  • Nombre las partes del cuerpo. Esto es fácil de hacer durante el baño o cuando le cambia los pañales.
  • Converse con su hijo. Cuando los bebés susurran y balbucean, los adultos deben hacer una pausa (esperar hasta que el bebé "finalice", de la misma forma que esperaría a que una persona termine una oración) y luego responder con un comentario o una oración. Esto les ayuda a los bebés a comprender la estructura de una conversación.
  • Cante y baile. Los bebés aprenden patrones de expresión a través de la música.
  • Invente canciones con el nombre de su bebé. Por ejemplo, cante: "Así cambiamos tus pañales... temprano en la mañana".
  • Recite rimas infantiles. Los niños responden naturalmente al ritmo y las rimas.
  • Cuente historias sin un libro. Lo bueno de las historias inventadas es que puede crearlas a medida que las cuenta. Los bebés generalmente se tranquilizan y se calman cuando escuchan la voz de un cuidador. Los bebés y niños más grandes podrán reconocer algunas de las palabras de su historia y crear sus propias imágenes en sus mentes.
  • Salga a pasear y describa el mundo. Mire el mundo que lo rodea. Nombre los objetos del entorno. Recuerde que para un bebé casi todo es nuevo e interesante.
Actividades
  • Deles sonajeros y juguetes móviles a los bebés. Los bebés comienzan a desarrollar la habilidad de seguir objetos con los ojos. Al darles sonajeros o juguetes móviles para que los sigan con los ojos, se fomenta el movimiento ocular, lo cual los ayudará a seguir las palabras y las imágenes en un libro.
  • Juegue a esconderse y reaparecer para hacer reír al bebé. Los juegos de acción y reacción son una parte importante del desarrollo cognitivo (del pensamiento).
  • Sople burbujas. Sople burbujas para que el bebé las vea; esto aumenta la capacidad del bebé para seguir objetos. Los bebés o niños más grandes pueden tratar de soplar burbujas por sí mismos.
  • Juegue con agua. El agua es relajante y una excelente experiencia sensorial para los niños. Los bebés necesitan experiencias sensoriales; estos tipos de actividades promueven el desarrollo del cerebro. Pero nunca deje a su hijo solo cerca de baños, lavabos, baldes u otros
  • Juegue con cajas vacías. Las cajas vacías fomentan la creatividad y las habilidades de pensamiento. Los bebés pueden gatear a través de cajas grandes o apilar cajas más pequeñas.
  • Construya objetos con bloques. Cuando juegan con bloques, los bebés aprenden sobre las relaciones espaciales y la solución de problemas. Estas habilidades están directamente relacionadas con la lectura y la comprensión.
  • Exponga al bebé a distintas texturas. Se ha demostrado que las actividades sensoriales (tocar, sentir) tienen un impacto positivo en el desarrollo del cerebro.
  • ¡Diversión con alimentos! Deles alimentos a los bebés que los impulse a desarrollar habilidades motrices (de movimiento), por ejemplo, cereales secos, rodajas de frutas, tortillas y otros trozos de alimentos (cuando los niños están debidamente supervisados).
  • Llene y vacíe recipientes. Deles a los bebés una canasta grande para sus juguetes. Anímelos a que llenen la canasta y luego la vacíen. Es probable que no necesiten que los animen mucho, ya que lo hacen naturalmente. Los bebés aprenderán conceptos tales como adentro/afuera, arriba/abajo y ordenado/desordenado. Es fundamental que un adulto esté cerca para ayudar a introducir y reafirmar estos conceptos.
  • Haga una función de títeres. Los títeres son otra forma divertida e interesante de desarrollar el vocabulario y experimentar el lenguaje.
  • Utilice distintos juguetes. Cuando los bebés dejen de mostrar interés en los juguetes, cámbielos por otros con los que jugaban antes.
  • Juegue a la pelota. Jugar a la pelota y otras actividades físicas mejoran la coordinación motriz.
  • Pintura de dedos. Al exponer a los bebés más grandes a diferentes texturas y colores, se incrementa la actividad cerebral.
  • No subestime el poder del tacto. El tacto es necesario para establecer un vínculo con un bebé. Algunas investigaciones indican que el tacto fomenta el desarrollo del cerebro, el crecimiento físico y el desarrollo emocional. Abrace a su bebé.
  • Sonría y establezca contacto visual. Parece simple, pero a veces nos olvidamos de la importancia de sonreír. Las investigaciones indican que los bebés responden a las expresiones faciales. Los bebés también se vinculan y se conectan con los rostros amables.