Bebes y niños pequeños, de 0 a 3 años de edad

Las investigaciones demuestran que leer en voz alta a los niños pequeños promueve el desarrollo del lenguaje y otras habilidades, a la vez que ayuda a preparar a los niños para la escuela.1

Duursma, E. Augustyn, M., Zuckerman, B. “Reading Aloud to Children: the Evidence.” Archives of Disease in Childhood. July 2008 Vol 93 No 7. Pp. 554-557. Available at: Disponible Aquí.


Fortalecimiento del lenguaje y la alfabetización
Las investigaciones indican que las habilidades tempranas del lenguaje y la alfabetización (las habilidades que utilizamos para leer, escribir y comunicarnos con los demás) se desarrollan a muy temprana edad. Los primeros tres años de vida de un niño son muy importantes para el desarrollo de estas habilidades. 2 ¿Cuándo aprenden estas habilidades los niños (bebés, niños pequeños y niños en edad preescolar)? Este aprendizaje se produce durante sus primeras experiencias con las personas y los objetos. Las interacciones de los niños pequeños con materiales como libros, papel o lápices de colores y con los adultos presentes en sus vidas son los componentes esenciales del desarrollo del lenguaje, la lectura y la escritura.

Las habilidades tempranas del lenguaje y la alfabetización se desarrollan mejor en entornos de la vida real, a través de experiencias positivas en los momentos cotidianos que pasa con su hijo, leyendo libros, hablando, riendo y jugando juntos. 2 Los niños aprenden el lenguaje cuando usted les habla y ellos se comunican con usted, y cuando escuchan canciones e historias en voz alta. Los niños desarrollan las habilidades tempranas de alfabetización cuando usted les brinda la oportunidad de jugar con libros y otros materiales escritos, como revistas, periódicos y menús de restaurantes con entrega a domicilio, y rotuladores y lápices de colores.

Fortalecer la alfabetización temprana en su hijo no implica enseñarle a leer.3 En cambio, usted, como padre y primer educador, fomenta un amor por la lectura y la comunicación que prepara a su hijo para lograr un buen desempeño académico en el futuro. La enseñanza formal que presiona a los bebés y niños pequeños para que realmente lean y escriban palabras no es adecuada desde el punto de vista del desarrollo, y puede ser contraproducente si los niños comienzan a asociar la lectura y los libros con la ansiedad o el fracaso. Los niños aprenden mejor jugando: desarrollan habilidades físicas y sociales y ejercitan su creatividad. El juego fomenta el amor por el aprendizaje.

CONSEJO IMPORTANTE: ¡Continúe hablando en su lengua materna!

Los padres no deben preocuparse por tratar de enseñar el idioma inglés a sus hijos, sino que deben hablar, cantar y contar historias en su propia lengua tanto como sea posible. Las habilidades de vocabulario y prealfabetización se transfieren a los nuevos idiomas con más facilidad cuando los niños tienen una base sólida en su lengua materna. Si alguien les dice a los padres que los niños se “confundirán” o que se retrasará su aprendizaje del idioma inglés, ¡está equivocado! 

2Centro Nacional para Bebés, Niños Pequeños y Familias (National Center for Infants, Toddlers and Families). "BrainWonders & Sharing Books with Babies". 2003. Disponible en www.zerotothree.org/BrainWonders.

3Spock, Benjamin y Steven Parker. Dr. Spock's Baby and Child Care Section IV: Learning and Schooling, 9.º edición revisada y actualizada. Nueva York: Pocket, 2011.

Lo que puede hacer en su casa: leer con niños de 0 a 3 años de edad
[El material incluido en esta sección y las siguientes se basa en gran parte en dos fuentes disponibles en línea: The “Room to Grow”, blog de T. Wright en Early Literacy Counts (en inglés); y el sitio web “Zero to Three” creado por el Centro Nacional para Bebés, Niños Pequeños y Familias, especialmente el documento "BrainWonders & Sharing Books with Babies". 2003. Disponible en  Zero to Three (en inglés)].

Los beneficios de leerle a su bebé o niño pequeño
  • Los bebés a quienes les leen tienen más probabilidades de crecer con amor por la lectura.
  • Se ha demostrado que la lectura estimula considerablemente el desarrollo del cerebro. Los bebés, por ejemplo, aprenden a escuchar y a comprender el lenguaje mientras les leen.
  • Los bebés aprenden aspectos básicos de la alfabetización, por ejemplo, asociar imágenes con palabras, pasar las páginas de un libro, sostener un libro de forma "correcta", etc.
  • Los bebés comienzan a aprender la importancia de los diversos tonos de voz cuando los padres leen con expresión.
  • La lectura expone a todos los niños a nuevos conceptos y palabras.
  • Mediante la lectura, le brinda a su hijo la oportunidad de aprender cómo se unen las palabras para formar oraciones interesantes.
  • Al leerle a su hijo, fortalece su capacidad de atención, su habilidad para escuchar y su memoria.
  • Los niños son expuestos a conceptos de alfabetización como rima, ritmo y repetición.
  • El conocimiento de los niños acerca del mundo que los rodea aumenta cuando los padres y los maestros eligen libros que incluyen textos relevantes e ilustraciones atractivas.
  • La lectura es una experiencia de vinculación de padres e hijos, una interacción alegre en la que los libros cobran vida para los niños. No es solo para bebés: que los padres o cuidadores les lean es una experiencia intensa para los niños durante todos los años de la escuela primaria.
  • Los niños establecen una relación positiva con los libros y ven que sus padres también valoran los libros y el aprendizaje.
Formas de compartir libros con bebés y niños pequeños Recuerde que no necesita muchos libros para compartir con su hijo, aunque es recomendable que las familias tengan, al menos, 10 libros sobre diversos temas. La biblioteca local es un excelente lugar para obtener libros. La parte más importante de compartir libros con su hijo es el tiempo y la interacción que le dedica. Para encontrar la sucursal local de la biblioteca pública de la ciudad de Nueva York, visite: NYPL (en inglés).

Formas de compartir libros con niños más grandes A los niños más grandes también les gusta que les lean. Muchos lo valoran como un tiempo importante que comparten con sus padres. Sin embargo, los niños de apenas tres años pueden memorizar una historia, y a muchos niños les encanta demostrar su creatividad y sus habilidades leyéndoles a sus padres.

Haga que la lectura forme parte de cada día Lea o comparta historias a la hora de acostarse o en el autobús o el metro.

Diviértase Los niños pueden aprender de usted que los libros son divertidos, un componente importante cuando se aprende a leer.

Algunos minutos son suficientes, no se preocupe si no termina la historia Los niños pequeños solo pueden sentarse durante unos minutos para escuchar una historia, pero a medida que crezcan, podrán sentarse durante más tiempo.

Hable o cante una canción sobre las imágenes No es necesario que lea las palabras para contar una historia.

Permita que los niños pasen las páginas Los bebés necesitan ayuda para pasar las páginas, pero un niño de tres años puede hacerlo solo. Recuerde que no hay problema si se omiten algunas páginas.

Muéstreles la tapa del libro a los niños Explique de qué se trata la historia, o imagine de qué se trata antes de leerla (“¿Te parece que esta historia tratará sobre animales? ¿O sobre personas? ¡Vamos a averiguarlo!”).

Muéstreles las palabras a los niños Deslice el dedo sobre las palabras mientras las lee.

Haga que la historia cobre vida Cree voces para los personajes de la historia y utilice su cuerpo para contarla.

Personalice la historia Hable sobre su propia familia, sus mascotas o su comunidad cuando lee sobre otras personas en una historia.

Formule preguntas sobre la historia y permita que los niños también lo hagan Utilice la historia para entablar una conversación y hable sobre actividades y objetos familiares.

Establezca conexiones Si lee un libro sobre perros y en su paseo por el parque ve un perro, señale al animal para que su hijo comience a establecer la conexión entre lo que usted le lee y la vida real.
Qué debe buscar en los libros para niños de 0 a 3 años
Bebés de 0 a 6 meses
  • Libros con imágenes simples y grandes o diseños con colores brillantes.
  • Libros de cartón duro, libros "de hojas gruesas" o libros plegables que se puedan sostener.
  • Libros de tela o de vinilo blando con imágenes simples de personas u objetos familiares que se puedan utilizar en el baño o lavar.
Bebés de 6 a 12 meses
  • Libros de hojas de cartón con fotografías de otros bebés.
  • Libros de hojas de cartón "gruesas" con colores brillantes que se puedan tocar y saborear.
  • Libros con fotografías u objetos familiares, como pelotas y botellas.
  • Libros con páginas resistentes que se puedan sostener o extender; libros de plástico o vinilo para la hora del baño.
  • Libros de tela lavables para abrazarlos y mordisquearlos.
  • Pequeños álbumes de fotografías de familiares y amigos.
Niños pequeños de 12 a 24 meses
  • Libros de hojas de cartón resistentes que puedan llevar de un lugar a otro. 

  • Libros con fotografías de niños haciendo cosas familiares, como dormir o jugar.
  • Libros de buenas noches para la hora de acostarse.
  • Libros sobre cómo decir hola y adiós.
  • Libros que tengan solo algunas palabras en cada página.
  • Libros con rimas simples o texto predecible.
  • Libros de animales de todos los tamaños y formas.
Niños pequeños de 2 a 3 años
  • Libros que cuenten historias simples.
  • Libros con rimas simples que los niños puedan memorizar.
  • Libros para la hora de acostarse.
  • Libros para aprender a contar o sobre el alfabeto, las formas o los tamaños.
  • Libros de animales, libros de vehículos, libros sobre juegos.
  • Libros con los personajes de televisión favoritos del niño.
  • Libros sobre cómo decir hola y adiós.
Lo que puede hacer en su casa: otras actividades con niños de 0 a 3 años de edad
No es necesario esforzarse demasiado para crear actividades. Casi todas las actividades que ya realiza pueden ser una oportunidad de aprendizaje para su hijo. A continuación se incluyen algunos ejemplos y sugerencias:
Hable.
Hablarles directamente a los bebés, aunque ellos no puedan responder, es fundamental para el desarrollo del lenguaje. Describa el mundo que los rodea. Hable sobre lo que sucede y lo que usted está haciendo.
  • Dígale a su bebé lo que hará antes de hacerlo "Ahora te cambiaré el pañal". Pronto su bebé sabrá lo que quiere decir y podrá responder cuando usted diga esas palabras.
  • Nombre las partes del cuerpo. Esto es fácil de hacer durante el baño o cuando le cambia los pañales.
  • Converse con su hijo. Cuando los bebés susurran y balbucean, los adultos deben hacer una pausa (esperar hasta que el bebé "finalice", de la misma forma que esperaría a que una persona termine una oración) y luego responder con un comentario o una oración. Esto les ayuda a los bebés a comprender la estructura de una conversación.
  • Cante y baile. Los bebés aprenden patrones de expresión a través de la música.
  • Invente canciones con el nombre de su bebé. Por ejemplo, cante: "Así cambiamos tus pañales... temprano en la mañana".
  • Recite rimas infantiles. Los niños responden naturalmente al ritmo y las rimas.
  • Cuente historias sin un libro. Lo bueno de las historias inventadas es que puede crearlas a medida que las cuenta. Los bebés generalmente se tranquilizan y se calman cuando escuchan la voz de un cuidador. Los bebés y niños más grandes podrán reconocer algunas de las palabras de su historia y crear sus propias imágenes en sus mentes.
  • Salga a pasear y describa el mundo. Mire el mundo que lo rodea. Nombre los objetos del entorno. Recuerde que para un bebé casi todo es nuevo e interesante.
Actividades
  • Deles sonajeros y juguetes móviles a los bebés. Los bebés comienzan a desarrollar la habilidad de seguir objetos con los ojos. Al darles sonajeros o juguetes móviles para que los sigan con los ojos, se fomenta el movimiento ocular, lo cual los ayudará a seguir las palabras y las imágenes en un libro.
  • Juegue a esconderse y reaparecer para hacer reír al bebé. Los juegos de acción y reacción son una parte importante del desarrollo cognitivo (del pensamiento).
  • Sople burbujas. Sople burbujas para que el bebé las vea; esto aumenta la capacidad del bebé para seguir objetos. Los bebés o niños más grandes pueden tratar de soplar burbujas por sí mismos.
  • Juegue con agua. El agua es relajante y una excelente experiencia sensorial para los niños. Los bebés necesitan experiencias sensoriales; estos tipos de actividades promueven el desarrollo del cerebro. Pero nunca deje a su hijo solo cerca de baños, lavabos, baldes u otros
  • Juegue con cajas vacías. Las cajas vacías fomentan la creatividad y las habilidades de pensamiento. Los bebés pueden gatear a través de cajas grandes o apilar cajas más pequeñas.
  • Construya objetos con bloques. Cuando juegan con bloques, los bebés aprenden sobre las relaciones espaciales y la solución de problemas. Estas habilidades están directamente relacionadas con la lectura y la comprensión.
  • Exponga al bebé a distintas texturas. Se ha demostrado que las actividades sensoriales (tocar, sentir) tienen un impacto positivo en el desarrollo del cerebro.
  • ¡Diversión con alimentos! Deles alimentos a los bebés que los impulse a desarrollar habilidades motrices (de movimiento), por ejemplo, cereales secos, rodajas de frutas, tortillas y otros trozos de alimentos (cuando los niños están debidamente supervisados).
  • Llene y vacíe recipientes. Deles a los bebés una canasta grande para sus juguetes. Anímelos a que llenen la canasta y luego la vacíen. Es probable que no necesiten que los animen mucho, ya que lo hacen naturalmente. Los bebés aprenderán conceptos tales como adentro/afuera, arriba/abajo y ordenado/desordenado. Es fundamental que un adulto esté cerca para ayudar a introducir y reafirmar estos conceptos.
  • Haga una función de títeres. Los títeres son otra forma divertida e interesante de desarrollar el vocabulario y experimentar el lenguaje.
  • Utilice distintos juguetes. Cuando los bebés dejen de mostrar interés en los juguetes, cámbielos por otros con los que jugaban antes.
  • Juegue a la pelota. Jugar a la pelota y otras actividades físicas mejoran la coordinación motriz.
  • Pintura de dedos. Al exponer a los bebés más grandes a diferentes texturas y colores, se incrementa la actividad cerebral.
  • No subestime el poder del tacto. El tacto es necesario para establecer un vínculo con un bebé. Algunas investigaciones indican que el tacto fomenta el desarrollo del cerebro, el crecimiento físico y el desarrollo emocional. Abrace a su bebé.
  • Sonría y establezca contacto visual. Parece simple, pero a veces nos olvidamos de la importancia de sonreír. Las investigaciones indican que los bebés responden a las expresiones faciales. Los bebés también se vinculan y se conectan con los rostros amables.
Fortalecimiento de la alfabetización a través de la música
La música es un lenguaje universal que promueve la lectura, la creatividad y la comprensión. A través de la música, los niños aprenden a experimentar con el ritmo, las palabras, el compás y la melodía. Una de las habilidades más valiosas que los niños aprenden de la música es la capacidad de escuchar.4

4 Darrow, A. (2008). Music and Literacy. General Music Today, 21(2), 32-34.

  • Cante y baile. Los bebés aprenden patrones de expresión a través de la música.
  • Invente canciones con el nombre de su bebé. Por ejemplo, cante: "Así cambiamos tus pañales... temprano en la mañana".
  • Recite rimas infantiles. Los niños responden naturalmente al ritmo y las rimas.
  • Dele instrumentos a su hijo. Permita que su hijo experimente con los sonidos de distintos instrumentos.
  • Exponga a los niños a una variedad de música desde pequeños. Las diferentes músicas tienen distintos compases y ritmos, por lo que la exposición a todos los géneros musicales, según algunos expertos, ayuda al desarrollo del cerebro.
  • Reconozca el efecto de la música en el comportamiento de los niños. Los diferentes géneros musicales, en el momento adecuado del día, pueden tener distintos efectos, por ejemplo, calmar, energizar, entusiasmar o relajar. No tenga temor de variar los tipos de música que escuchan los bebés, pero esté atento a la influencia de la música en sus actividades y estados de ánimo.
  • No utilice la música como “relleno” todo el tiempo. A veces es recomendable dejar que los niños escuchen sus propios parloteos y pensamientos. La música debe captar la atención de los niños, y no solo formar parte del entorno.
Fortalecimiento de la confianza de su hijo
  • Sea coherente y previsible. Los bebés progresan cuando siguen una rutina. Saber lo que sucederá a continuación fomenta su desarrollo emocional, social y cognitivo.
  • Responda al llanto del bebé. Los bebés establecen un estrecho vínculo con aquellos que responden a sus necesidades y llamadas de auxilio. La vinculación hace que los bebés se sientan seguros, y este tipo de relación fomenta el desarrollo positivo del cerebro.5

    5Spock, Benjamin y Steven Parker. Dr. Spock's Baby and Child, 9.º edición revisada y actualizada. Nueva York: Pocket, 2011.

Programa Intervención Temprana (Early Intervention): si piensa que su hijo no se está desarrollando como debería
Mediante el programa Intervención Temprana de la ciudad de Nueva York, se identifican retrasos del desarrollo en los niños, desde el nacimiento hasta los tres años de edad. Una vez que se evalúa a un niño y se determina que es elegible para participar en el programa, un equipo de profesionales trabaja con la familia para crear un plan de servicios que satisfaga las necesidades del niño. Todos los programas están diseñados para satisfacer las necesidades particulares de cada niño. Para ayudar a los niños a lograr su potencial de desarrollo y alcanzar los hitos de desarrollo, los profesionales generalmente trabajan con las familias en sus casas. A través de las actividades cotidianas, les enseñan a los padres cómo transformar las rutinas y las actividades diarias en oportunidades de aprendizaje. El objetivo del programa es ayudar a las familias a adquirir las habilidades y los conocimientos necesarios para ayudar a su hijo a desarrollar su potencial. El programa es gratuito y está disponible para todas las familias de Nueva York, independientemente de su raza, su origen étnico, sus ingresos o su condición de inmigración.

Para solicitar los servicios del programa Intervención Temprana o una evaluación de su hijo, llame al 311. Para obtener información adicional, visite:
NYC.GOV(en inglés)
NYC.GOV (en español)

Si un niño ha sido evaluado para participar en el programa Intervención Temprana, pero se determinó que no es elegible, la familia puede inscribirse en el Programa de Observación del Desarrollo de Intervención Temprana, sin costo alguno. Para obtener más información sobre la Observación del Desarrollo, haga clic aquí NYC.GOV Monitoring.
Programas públicos disponibles para bebés y niños pequeños en la ciudad de Nueva York
Programas Early Head Start y Head Start

Disponibilidad según la edad
El programa Early Head Start es para mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños.
El programa Head Start es para niños de 3 a 5 años de edad.

¿Qué es?
Los programas Early Head Start y Head Start son programas comunitarios financiados por el gobierno federal para familias de bajos ingresos con bebés o niños pequeños y para mujeres embarazadas. Los programas Head Start y Early Head Start de Nueva York se centran en el bienestar del niño a través de servicios educativos, médicos, nutricionales y sociales. Los padres y los familiares desempeñan una función importante en los programas. Se recomienda que sean los primeros y más importantes educadores de los niños. En los programas, se expone a los niños a un entorno multicultural que brinda experiencias de prealfabetización y alfabetización y fomenta la preparación para la escuela. Los niños con discapacidades también son bienvenidos en el programa Head Start, y se ofrecen programas adicionales para padres y otros familiares.
El programa Head Start es gratuito para las familias de bajos ingresos elegibles, independientemente de su documentación o condición de inmigración. Para inscribirse en el programa Head Start, las familias deben cumplir ciertos requisitos en términos de ingresos. Los padres pueden llamar a un centro local para consultar si hay espacio disponible y cuáles son los documentos que quizá deban presentar. Por lo general, necesitarán los siguientes documentos:
  • Comprobante de ingresos (si recibe su salario en efectivo puede utilizar una carta notarizada para comprobar el ingreso)
  • Acta o certificado de nacimiento del niño
  • Cartilla de vacunación del niño
  • Comprobante de residencia
  • Comprobante de seguro medico
Si estos documentos no están disponibles, los padres deben consultar qué documentos alternativos pueden presentar para cumplir con los requisitos.

Para obtener información más detallada sobre los servicios que brinda el programa Head Start y encontrar un centro, llame al 212-232-0966 o visite la página web (en inglés y español): NYC.GOV Head Start (en inglés)

Programa Aprendizaje Temprano en la ciudad de Nueva York (Early Learn NYC)

Disponibilidad según la edad
Desde el nacimiento hasta los 5 años

¿Qué es?
Ciertos proveedores del programa Head Start y de cuidado infantil forman parte del programa Aprendizaje Temprano en la ciudad de Nueva York, que según la Administración de Servicios Infantiles (ACS, Administration for Child Services), "es un programa de educación temprana innovador y de alta calidad" para familias de ingresos bajos y moderados. Los padres tienen la opción de elegir el tipo de cuidado que recibirá su hijo. En este programa, los niños son cuidados por maestros y cuidadores experimentados que ofrecen instrucción social, emocional y educativa. En este programa, también se ofrecen comidas nutritivas diarias, sin cargo alguno, a los niños.

Para obtener más información sobre los programas Aprendizaje Temprano y encontrar un proveedor, visite:  NYC.GOV Early Care and Education (en inglés)

Programa Padres-Niños en Casa (PCHP, Parent Child Home Program)

Edades
De 16 meses a 4 años

¿Qué es?
Los programas PCHP ofrecen servicios en el hogar para familias de bajos ingresos y, especialmente, familias de inmigrantes, que viven aisladas, tienen oportunidades educativas limitadas y enfrentan obstáculos relacionados con el lenguaje y la alfabetización que impiden el desarrollo saludable y el éxito educativo de los niños. El programa, que dura dos años, incluye visitas semanales de 30 minutos a los hogares, dos veces por semana. Cada semana, el programa PCHP envía a los hogares a un especialista en alfabetización temprana que es bilingüe y bicultural (en las lenguas maternas y culturas de las familias). En cada visita, se entrega a las familias un libro de alta calidad o un juguete educativo que es un obsequio para la familia. Con el libro o el juguete, el especialista en alfabetización modela actividades de lectura, conversación y juego diseñadas para estimular la interacción entre padres e hijos, desarrollar las habilidades del lenguaje y la alfabetización, y fortalecer la preparación para le escuela. Los especialistas en alfabetización temprana del PCHP también pueden conectar a las familias con otros recursos comunitarios, entre los que se incluyen servicios educativos, médicos, de vivienda y de alimentos.  Al finalizar el programa, se brinda ayuda a las familias para inscribir a sus hijos en un programa preescolar de alta calidad en un centro.

El PCHP es ofrecido por diversas organizaciones. Para encontrar un centro cercano a su domicilio, visite: Parent-Child Home Program (en inglés)

Cuidado infantil (no es lo mismo que Head Start)
Cuidado infantil
El cuidado infantil de calidad permite que los niños jueguen en un ambiente estimulante y propicio. Para mantener seguros y sanos a los niños mientras se encuentran al cuidado de un proveedor, el gobierno autoriza y reglamenta los centros de cuidado infantil, y los inspecciona periódicamente.

A fin de recibir ayuda para pagar los servicios de cuidado infantil, la familia deben cumplir con criterios específicos de elegibilidad económicos y sociales que son determinados por las reglamentaciones federales, estatales y locales. Para saber si su familia es elegible, debe comunicarse con alguien de la Administración de Servicios para Niños (ACS). Llame al 311 o visite el buscador en línea "311 Child Care Financial Assistance": Child Care Financial Assistance (en inglés)

Para obtener información sobre diferentes tipos de cuidado infantil (en español)
NYC.GOV Child Care PDF

Para obtener una lista de proveedores de cuidado infantil autorizados por el Departamento de Salud (Department of Health) de la ciudad de Nueva York
NYC Child Care Connect

Para usar una herramienta en línea para determinar si es elegible para recibir un subsidio de cuidado infantil (en inglés)
ACS Child Care and Early Education (en inglés)
Lugares que puede visitar con bebés y niños pequeños
En la biblioteca pública local, generalmente se ofrecen programas gratuitos para bebés y niños pequeños. Para encontrar la biblioteca local y los programas disponibles (deberá refinar la búsqueda según la edad de su hijo y su ubicación): NYPL.ORG Calendar (en inglés)

Para encontrar una lista de programas y lugares gratuitos para visitar en la ciudad de Nueva York (museos, zoológicos y jardines, entretenimiento, etc.): NYCGO.COM Free for kids (en inglés)

Para encontrar programas en la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA, Young Men's Christian Association) (organización que a veces ofrece ayuda económica; para obtener más información, visite una sucursal): YMCANYC.ORG Programs (en inglés)